Bild Lilli

La muñeca para adultos de los 50s.

De icono sexual a juguete para niños.

 

 

La Bild Lilli Doll fue una muñeca alemana producida de 1955 a 1964 y es la predecesora de la Barbie.

Al principio, Lilli era un personaje de caricatura alemana, creada por Reinhard Beuthien de los tabloides Bild-Zeitung en Hamburg, Alemania.

El 24 de Junio de 1952 el editor del periódico alemán Bild o Bild-Zeitung le solicita al dibujante Reinhard Beuthien que cree un dibujo animado para rellenar un espacio vacío. La primera propuesta que le ofreció a su superior fue la de un bebé, pero fue rechazada, así que Reinhard tuvo que volver a su mesa de trabajo y ponerse de nuevo a dibujar; está vez crearía a una mujer con curvas muy definidas y una larga cola de caballo. Había nacido Lilli.

 

Lilli. Del papel a la fábrica.

Lilli tuvo un éxito sin precedentes, tanto es así que su creador se vio en la necesidad de caricaturizar a la muñeca cada día. Lilli ofrecía una imagen suave y desenfada. Era elegante, atrevida y por supuesto ambiciosa, y no tenía ninguna clase de reparos en hablar abiertamente sobre el sexo.
Su imagen de secretaria trabajadora ensombrecía a sus deseos de conseguir dinero fácil y rápido, en su búsqueda por encontrar a un hombre rico que la mantuviese.
Tras el éxito adquirido con los dibujos, el periódico alemán Bild contacta en el año 1953 con un comerciante llamado Max Weissbrodt, de la compañía de juguetes Hausser en Neustadt/Coburg, Alemania, quien bajo los diseños de su creador Reinhard lleva a su chica de papel Lilli al mundo de las fábricas para su producción. La muñeca fue lanzada a la venta de 1955 a 1964.
La muñeca sale a la venta ese mismo año en dos tamaños: una de 30 cm y otra más pequeña de 19 cm. Modelada y pintada, Lilli presentaba un rostro femenino y más adulto que en los dibujos, pues tenía la cara pálida, las cejas arqueadas, las uñas y los labios pintados de un tono rojo intenso y su cuerpo estaba adornado con joyas. Con el paso del tiempo los materiales fueron evolucionando, lo que redujo significativamente el precio final, pues ya no tenía intrincados hierros en el interior de su cuerpo, sino que la materia prima era plástico, más económico.
El éxito estaba asegurado, o al menos eso fue lo que pensaron en un principio, y aunque la muñeca Lillise vendía en bares y estancos, fueron los más pequeños de la casa quienes vieron en aquella diminuta mujer a su inseparable amiga de juegos.
 

La muñeca era vendida como objeto sexual para el deleite de los hombres alemanes a mediados de los años cincuenta, hasta que la empresaria Ruth Handler (4 de noviembre de 1916- 27 de abril del 2002), co-fundadora de la empresa Mattel compró los derechos de producción de la muñeca durante un viaje a Europa inspirada por las necesidad de su hija Barbara de jugar con muñecas que pareciesen mujeres más adultas; así que las producciones alemanas tuvieron que parar. Hasta entonces el número de producciones alcanzaron las 130,000. Hoy en día Lilli es una pieza de colección al igual que Barbie y poseen un gran valor económico.

Este artículo ha sido escrito por Akasha Valentine http://www.akashavalentine.com © 2014.
Las fuentes de información y divulgación corresponden a las siguientes páginas citadas. La autora permite la libre divulgación de este texto siempre que esté citada la fuente y la autoría de la misma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *